migración y muerte

Óscar Martínez

“La versión oficial sobre los 72 inmigrantes asesinados es inverosímil”

El autor del libro Los migrantes que no importan refuta las afirmaciones del caso, asegura que falta más información de los hechos y recuerda que los secuestros de migrantes se dan desde 2007.

  • 2010-09-05 | Milenio Semanal
Velatorio de Miguel Cárcamo en El Guante, Honduras, realizado el dos de septiembre. Cárcamo es uno de los 21 hondureños asesinados en Tamaulipas.

Velatorio de Miguel Cárcamo en El Guante, Honduras, realizado el dos de septiembre. Cárcamo es uno de los 21 hondureños asesinados en Tamaulipas. Foto: Edgard Garrido/ Reuters

 

La versión de las autoridades mexicanas de que la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, descubierta a finales de agosto, es un fenómeno nuevo, resultado de un desesperado reclutamiento para los cárteles del narcotráfico y un enfrentamiento entres las mafias del crimen organizado “no se sostiene”, afirma el periodista salvadoreño Óscar Martínez. “Es una coartada para hacer creer que fueron tomados por sorpresa, hace agua por todas partes”, resume el autor del libro de crónicas Los Migrantes que no importan. En el camino con los centroamericanos indocumentados en México.

“Lo saben todos los funcionarios: esa versión del vocero de la Presidencia para temas de seguridad, Alejandro Poiré, se contradice con la que nos dio la propia directora del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, quien dice que sólo en lo que va del 2010 han sido rescatados cerca de 815 personas de casas de secuestro de migrantes. La versión de que apenas en meses recientes las autoridades federales empezaron a recibir informaciones, no se sostiene —enfatiza—. Basta con examinar las denuncias de organismos de derechos humanos mexicanos que han enviado cartas a las autoridades federales. Puedo citar a la Pastoral de la Movilidad Humana que envió, antes de noviembre de 2008, un informe al fallecido secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, y a la directora del INM, con un mapa de la ruta de los migrantes donde se cometían secuestros y los albergues estaban amenazados por el cartel de Los Zetas”, relata a M Semanal el autor, cuya obra ha sido galardonada con cuatro premios humanitarios en Centroamérica y que a mediados de septiembre expondrá en el Centro Cultural España de la Ciudad de México, junto con la española Isabel Muñoz, renombrada por su obra en la frontera entre el arte y la fotografía documental.

La versión oficial ha sido defendida por el presidente de México Felipe Calderón: “Son ellos (el cártel del Golfo y Los Zetas) los que están recurriendo a la extorsión y al secuestro de migrantes como mecanismo de financiamiento y de reclutamiento, debido a que están enfrentando una situación muy adversa para abastecerse de recursos y de personas”.

 

Angelita Lala muestra en Quito una fotografía donde aparece con su esposo Luis Freddy Lala Pomavilla, el ecuatoriano de 18 años que se salvó.

Angelita Lala muestra en Quito una fotografía donde aparece con su esposo Luis Freddy Lala Pomavilla, el ecuatoriano de 18 años que se salvó. Foto: Robert Puglla/ EFE

VF: ¿Tiene fundamento la explicación oficial?

OM: Cuando los migrantes centroamericanos víctimas de secuestros se oponen con valentía y manifiestan con su actitud que tienen garra, los delincuentes los escogen; les piden que trabajen para los extorsionadores y los infiltran en el tren de la muerte. Pero esa gente no tiene poder dentro de las estructuras de Los Zetas que monopolizaron este tipo de crimen, es gente que trabaja como los peones más bajos de la estructura del crimen organizado, y que nosotros bautizamos como Los Zetitas en uno de los artículos del libro. Es gente de bajo rango a la que sólo le encomiendan identificar víctimas con capacidad de pago, no van más allá.

V: ¿Desde cuándo es sistemático el secuestro y la extorsión de migrantes centro y sudamericanos?

OM: Los Zetas han reclutado centroamericanos al menos desde inicios de 2009, hace casi dos años lo pudimos detectar. Pero la red de secuestro de migrantes nos quedó clara desde 2007.

VF: ¿Y cómo distinguieron el papel dominante de Los Zetas en el negocio de la extorsión?

OM: Detectamos una distinción entre Los Zetas, que cuentan con ex militares, y el cártel del Golfo, que sólo se dedica al narcotráfico. Siempre que hablamos con fuentes privilegiadas, los agentes de inteligencia nunca nos mencionaban al cártel del Golfo, nos mencionaban a Los Zetas. El secuestro de migrantes es un negocio de Los Zetas. Desde 2007, de los dos grupos delincuenciales uno de ellos tenía negocios aparte, el de los indocumentados, y otros negocios menores paralelos como el tráfico de madera o la piratería de películas, por ejemplo. Desde mediados de 2007 lo detectamos, pero estoy seguro que existía desde antes.

 

El hondureño Miguel Ángel Alvarado muestra la imagen de su hijo de 27 años, Milton, otra víctima de la masacre de centroamericanos en México.

El hondureño Miguel Ángel Alvarado muestra la imagen de su hijo de 27 años, Milton, otra víctima de la masacre de centroamericanos en México. Foto: Orlando Sierra/ AFP

VF: ¿Cuál fue su experiencia con las autoridades mexicanas?

OM: Tuvimos bastantes decepciones, muchas veces se negaron a colaborar. Cuando logramos entrevistar a autoridades, tendían a reconocer que ocurría una barbarie, pero la directora del INM, Cecilia Romero, no nos concedió la entrevista en México, fué hasta que viajó a San Salvador, en septiembre de 2009, y reconoció a ElFaro.Net (el diario electrónico salvadoreño que dirigió la investigación) que su institución estaba infiltrada por el crimen organizado y que había mucha corrupción entre los agentes del INM.

VF: ¿Cómo se manifiesta este modus operandi en San Fernando?

OM: Hay algo raro allí. No parece verosímil que Los Zetas hayan querido mandar un mensaje al mundo de la migración y al mundo de los traficantes de migrantes, los coyotes, para intimidar a quienes no se sometan a los grandes coyotes del norte. Esa versión sólo la daría alguien que crea que ese mensaje aún no está dado en el mundo de la migración ilegal; en el mundo de los coyotes el terror existe desde hace años. Hemos hablado con una gran cantidad de ellos que tienen mucho miedo de no pagar a Los Zetas. Las rutas están cada vez más controladas, es una de sus estrategias, identificar y controlar para que nadie trabaje como independiente. No parece verosímil que para imponer su ley tengan que matar a 72 personas, es un mensaje que ya está impuesto en el camino de la migración. Esa teoría no convence.

VF: ¿Qué piensa de otras hipótesis oficiales como la del reclutamiento masivo?

OM: Afirmar que les ofrecieron incorporarse masivamente al crimen organizado a 72 personas para trabajar de sicarios, entre ellas a 14 mujeres, es otra teoría descartable. Nadie hace una oferta de ese modo, los delincuentes nunca le hacen la oferta de incorporación a grupos grandes. Por favor, ¡es una teoría absurda!

VF: ¿Cómo opera el reclutamiento de migrantes?

OM: Lo hacen de manera individual, para garantizar el control, nunca hacen una propuesta colectiva, aunque los atemoricen en conjunto, ejecutando a alguien frente a todos o violando mujeres ante todos, pero no les ofrecerían nunca a 72 personas ser sicarios del narco, es absurdo.

VF: ¿Qué indican los testimonios de reclutados que ustedes han recogido en el largo camino de la migración?

OM: Cada vez que hemos conversado con gente que ha trabajado para Los Zetas nos hemos dado cuenta que en los interrogatorios, para sacarles los teléfonos y direcciones de sus familiares, son identificados algunos migrantes como gente con carácter, dispuesta a resistir. Entonces surge la frase: “Tienes madera, ¿quieres trabajar con nosotros?”.

 

Ceremonia luctuosa en Tegucigalpa el 1 de septiembre, a la llegada de los cadáveres de 16 de los 21 inmigrantes hondureños masacrados en México.

Ceremonia luctuosa en Tegucigalpa el 1 de septiembre, a la llegada de los cadáveres de 16 de los 21 inmigrantes hondureños masacrados en México. Foto: Edgard Garrido/ Reuters.

 

VF: ¿Cuáles son las partes del rompecabezas que faltan?

OM: Hay algo sobre la manera en que descubrieron la escena del crimen que las autoridades no nos están contando, hay cosas que no cuadran. ¿Cuánto tiempo pasó entre la llegada del sobreviviente ecuatoriano al retén, a quien no le creían, y el descubrimiento de la escena del crimen por la Marina? Creo que la historia del rescate de los cuerpos no está bien contada y que la historia del rescate del sobreviviente no está contada por completo. ¿Qué pasó entre la denuncia del migrante ecuatoriano que sobrevive y la llegada de los marinos?

VF: ¿En qué basa su duda, cual sería una hipótesis verosímil?

OM: En Tabasco, en la región de los ríos de Tenosique, fracasaban los operativos de los militares cuando había policías municipales y estatales que se involucraban en los operativos. Esta escena nos lleva a una hipótesis más verosímil: un “chivatazo”, una delación de autoridades locales que alguien pudo haber dado y que haya obligado a los secuestradores a deshacerse de los rehenes e intentar huir: cometen la masacre para no dejar 72 testigos vivos. Me extraña que en la prensa mexicana esta hipótesis que parece más verosímil no se mencione con la fuerza que da la experiencia.

VF: Vista en el marco de una sistemática operación controlada por una sola banda del crimen organizado desde hace más de tres años, no hay novedad en la masacre…

OM: Como periodistas debemos exigir la historia completa del rescate. Hay muchos vacíos que impiden saber qué pasó. Tal vez porque si se explora la hipótesis de una filtración en el rescate fallido de los migrantes se llegaría a la conclusión de que hay autoridades locales mexicanas involucradas en la masacre, la hipótesis más creíble desde nuestra experiencia. No podemos afirmar nada más hasta que nos den toda la información. Si nos dicen que hubo autoridades locales o estatales en el operativo la hipótesis del “chivatazo” sería una muy creíble.

VF: ¿Cómo puede la prensa buscar la verdad hoy en Tamaulipas?

OM: Existe una brecha para que los periodistas denuncien la impunidad en la zona. Preguntemos si algún periodista se aventura en San Fernando, en la ruta entre Reynosa y Matamoros. Toda la ilegalidad que allí se comete ocurre con impunidad porque ni siquiera quienes trabajamos en contar lo que allí pasa podemos ir a esos lugares.

 


 

 

Operativo policiaco en el Servicio Médico Forense de la Ciudad de México, por el traslado de los cuerpos de los migrantes asesinados.

Operativo policiaco en el Servicio Médico Forense de la Ciudad de México, por el traslado de los cuerpos de los migrantes asesinados. Foto: Javier García

 

Cuatro migrantes sobrevivieron a la masacre

La información que las autoridades mexicanas se habían reservado en torno a la masacre de 72 inmigrantes centro y sudamericanos en Tamaulipas, salió a la luz cuando el presidente de Ecuador, Rafael Correa, reveló que el sobreviviente de su país confirmó en Quito la existencia de otro migrante de nacionalidad hondureña que también habría escapado de la muerte. Ante esas declaraciones, que ponían en peligro la vida de ese ciudadano, el gobierno de Honduras acusó de irresponsable a Correa en tanto las autoridades mexicanas tuvieron que confirmar la versión. El vocero de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo Celso Nájera Herrera, afirmó que el gobierno mexicano no había revelado la existencia del segundo migrante por motivos de seguridad, y advirtió que se tiene bajo resguardo a este hondureño sobreviviente de la masacre.

A su vez, el ecuatoriano Luis Freddy Lala Pomavilla precisó además que con él viajaban 75 personas, entre ellos una mujer embarazada y una niña, cuyo paradero se desconoce tras la identificación de la mayoría de los 72 cuerpos hallados el 23 de agosto en San Fernando, Tamaulipas, y la confirmación del ecuatoriano y el hondureño sobrevivientes.


fuente

Anuncios

Acerca de Patricio Sarmiento Reinoso

Poeta, escritor, blogger ecuatoriano Ver todas las entradas de Patricio Sarmiento Reinoso

One response to “migración y muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: